Miércoles, 24 abril 2019
Autores Publicado porJosé Luis Pano

José Luis Pano

36 ENTRADAS 0 COMENTARIOS

0 2092

La amenaza de lluvia no ha impedido la realización de la Marcha Nacional como colofón al campamento de montaña de la FEDME

En la quinta jornada del Campamento Nacional de Montaña de la FEDME ha tenido lugar la tradicional Marcha Nacional que ha podido concluirse con éxito total a pesar de la amenaza de mal tiempo y de las pequeñas lluvias que han caído durante las primeras horas de la mañana. La travesía del Campamento ha tenido lugar por la GR 11 entre Pineta y Espierba, divididas en tres variantes entre los niveles verde, azul y rojo, y en ella han participado alrededor de 150 montañeros de las distintas federaciones españolas.

El recorrido de Alta montaña (rojo) se ha efectuado según lo previsto por la ermita de Pineta, Llanos de la Larri, Praderas de la Estiva, Plana Fonda, Collado de Coronetas, Pico de Comodoto, Collado de Espierba y descenso a Espierba.

El recorrido de Media montaña (azul) también ha transcurrido sin incidentes por la ruta establecida: Ermita de Pineta, Llanos de La Larri, Praderas de la Estiva, Plana Fonda, Collado de Coronetas, Collado de Espierba y llegada a Espierba.

La ruta de senderismo (verde) estaba inicialmente prevista por la Ermita de Pineta, Llanos de La Larri, praderas de la Estiva y descenso a Espierba, no obstante, la amenaza de tormenta eléctrica ha obligado a suavizar la ruta acortándola. Sin embargo, algunos de los senderistas participantes han agradecido la simplificación de la ruta debido a que tras tantos días de caminatas ya empezaban a estar exhaustos.

Las tres secciones de la marcha han finalizado en el mismo punto, en Espierba y desde allí se se ha organizado el traslado de los participantes en furgonetas y vehículos todo terreno hasta el punto de encuentro.

En la sección de barranquismo, debido al excesivo caudal, se ha realizado el barranco de Foz de la Canal, un barranco cercano a Bielsa en dirección a Plan y al que se accede por un camino rocoso. Lo más destacado es un rapel acuático con 55 metros de desnivel que ha impresionado a la veintena de barranquistas participantes.

Respecto al balance final de lo que ha sido este 68 Campamento Nacional de Montaña de la FEDME, las máximas autoridades han valorado el buen desarrollo del mismo, en especial la gran organización de Montañeros de Aragón de Barbastro que con cuarenta voluntarios ha desplegado una solvente logística. El buen tiempo y la ausencia de incidentes han sido la tónica general de los cinco días de travesías, ascensos a picos y descensos de barrancos.

Joan Garrigós, presidente de la FEDME, ha felicitado al club de Montañeros de Aragón de Barbastro “por la magnífica organización de un campamento que ha reunido a 350 personas que han desarrollado las diversas actividades propuestas”. Ha hecho hincapié en la dificultad de encontrar club “que se impliquen en este tipo de iniciativas y en la dificultad de gestión de la cantidad de actividades propuestas, los desplazamientos de tantas personas por caminos de montaña, …” .

Por otro lado, el presidente ha confirmado que el año próximo habrá un 69º Campamento FEDME, pero todavía se desconoce si será un Club o una Federación quien lo organice o si se dará la concesión a una empresa privada tal y como ha sucedido en las tres ediciones anteriores.

Luis Masgrau, presidente de la Federación Aragonesa de Montaña, también ha felicitado al Club Montañeros de Aragón de Barbastro por la buena organización del evento y ha querido extender el reconocimiento “hacia todas las autoridades, voluntarios, hosteleros, etc., que han facilitado su correcto desarrollo”.

José Masgrau, presidente del club organizador del 68ª Campamento, Montañeros de Aragón de Barbastro, ha agradecido “la colaboración de todas las autoridades intervinientes y que han hecho posible la consecución del evento: FEDME, Federación Aragonesa de Montaña, Diputación Provincial de Huesca, Ayuntamiento de Bielsa”. Y ha destacado el buen trabajo de todos los hosteleros de la zona, entre ellos el Hostal Matazueras y el camping Bielsa, los autocares Bergua de Aínsa y la labor de comunicación a cargo de Ronda Comunicación y Ronda Somontano que han dado cobertura mediática y ‘on line’ al evento.

Además ha querido destacar las novedades introducidas durante este Campamento por la organización. Entre ellas, “el éxito de la sección de barranquismo que ha superado todas las expectativas de aforo y ha sabido proporcionar una serie de barrancos de características muy variadas y estratificadas en dificultad de tal manera que ha supuesto una progresión en aquellas personas que se iniciaban en esta disciplina”; Un campamento infantil de carácter activo además de lúdico, “en el que los niños se han podido familiarizar con la naturaleza en iniciarse en actividades de montaña tales como la escalada, el barranquismo y la tirolina”. Y por último, una página web http://campamentofedme-bielsa2014.es/ , desarrollada por Ronda Comunicación, que sirve como revista digital informativa previa al evento y durante el transcurso del mismo, y que llegará a ser un acta digital del campamento una vez que haya concluido.

Según sus propias palabras lo más complicado ha resultado movilizar por la montaña, a unas 350 personas sin que se haya producido ningún tipo de incidente por lo que su balance es más que satisfactorio.

La jornada culminará por la tarde con una actuación folclórica del grupo de danzas del valle de Bielsa y una cena de hermandad con verbena como colofón a cinco días de puro montañismo.

Balance final por Joan Garrigós, Luis Masgrau y José Masgrau, presidentes de FEDME, FAM y MAB respectivamente:

0 1426

La comarca de Sobrarbe ha acogido los tres últimos campamentos nacionales celebrados en el Alto Aragón

Mucho ha cambiado el Campamento Nacional de Montaña desde la última vez que Montañeros de Aragón Barbastro (MAB) organizó una cita similar. En ese caso fue en 1977 en Tabernés, en el valle de Gistaín en la comarca del Sobrarbe. Treinta y siete años después, los montañeros barbastrenses se han volcado en organizar en el vecino valle de Bielsa el 68 Campamento Nacional de Montaña.

El montañismo ha evolucionado mucho en estas casi cuatro décadas. El principal cambio es la prohibición por la legislación medioambiental de la acampada libre a los faldas de las montañas. “Las cosas han cambiado mucho en este país en treinta años. Los montañeros ahora tienen más posibilidades. Entonces se permitía la acampada en grandes esplanadas y ahora ya no es posible y los alojamientos son en torno a campings, plazas hoteleras, turismo rural, etc. En ese sentido la manera de ir a la montaña ha cambiado porque tenía que ser así ya que quinientas personas no pueden acampar en cualquier sitio, ni hacer letrinas como hacíamos”, relata el presidente de la federación aragonesa, el barbastrense Luis Masgrau.

El presidente de la Federación Aragonesa de Montaña recuerda su participación en el anterior campamento organizado por su club MAB en 1977: “Hicimos letrinas, estábamos a 15 kilómetros del pueblo más cercano, montamos servicio de enfermería y de supermercado de una manera muy esforzada y a la antigua usanza. Ahora las cosas se hacen en torno a una población, en este caso Bielsa, aprovechando sus infraestructuras y además dinamizando la economía del valle, con lo cual nos alegra enormemente”, señala Luis Masgrau.

Otro de los participantes en el campamento de 1977 fue el actual vicario general de la Diócesis de Barbastro-Monzón, Pedro Escartín, veterano montañero y colaborador del club en la organización de la presente edición. “Estoy acompañando en lo que pueda al desarrollo de la marcha. Es un campamento diferente al que hemos hecho en varias ocasiones, la última que recordamos es la de 1977. Fue un campamento en plan de acampada, dimos cobertura a cerca de mil acampados, les hicimos toda la cobertura de guías a las ascensiones, avituallamiento, cada uno se hacía las comidas, … Es otra dimensión distinta, este campamento es urbano y la organización necesaria es distinta”.

El de Taberniés fue el último campamento organizado por MAB hasta el de Bielsa, aunque a comienzo de la década de los 80 también colaboraron con Montañeros de Aragón de Zaragoza que fue el club organizador del último campamento nacional celebrado en el Pirineo oscense hasta la fecha. El titánico esfuerzo que conlleva organizar una cita de estas características es uno de los motivos por el que cuesta tanto que un club decida repetir. La excepción fue Asturias, donde se ha celebrado en los últimos dos años.

“Realmente exige un esfuerzo importante y una logística y despliegue de recursos humanos importantes. Estamos muy contentos porque la gente del club se ha volcado y desde la Federación Española de Montañismo y la Aragonesa siempre es satisfactorio ver que un club, en este caso uno tan señero en Aragón como MAB ponga ilusión y empeño y que haya tantas personas, más de cuarenta, dispuestas a dar lo mejor de si mismo de forma benévola y generosa durante una semana”, apunta Luis Masgrau.

En cuanto a la realización de una futura edición, el presidente de la Federación Aragonesa de Montaña asegura que “siempre hay ganas de hacer cosas” por parte de Montañeros de Aragón Barbastro. En este sentido recuerda que su club ha organizado este año el segundo campamento de raquetas de nieve nacional de la FEDME. “Hace ocho años hicimos la marcha nacional de veteranos y también otras competiciones. Felizmente en Aragón siempre hay clubes dispuestos y en este caso MAB es un club de referencia con esta motivación de querer hacer cosas a nivel nacional para que disfrute todo el montañismo nacional. Es un honor para el montañismo aragonés hacer una actividad que sea en beneficio y divertimento para todo el mundo que nos visita de toda España”, sentencia.

0 1422

Joan Garrigós: “Tener un grupo de rescate en cada Comunidad es una barbaridad”

El Campamento Nacional de Montaña arrancaba el domingo con la triste noticia de la muerte de tres guardias civiles fallecidos en un trágico accidente mientras rescataban a un montañero en León. ¿Cuál ha sido la reacción de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) ante un hecho tan luctuoso.

Joan Garrigós.- Para nosotros ha sido una noticia trágica como supongo que lo ha sido para toda España. Para nosotros en particular porque era un montañero, y el grupo de rescate de la Guardia Civil es realmente extraordinario y está entre los mejores grupos de rescate de Europa, considerado por los propios europeos. Hacen un servicio en montaña impresionante. Cuando tuvimos conocimiento de la tragedia enviamos una carta de pésame al jefe de los GREIM en Jaca y por supuesto nunca estaremos lo suficientemente agradecidos al trabajo que realiza el grupo de rescate y de intervención especial de la Guardia Civil.

R.C.- ¿Cuál es la opinión de la FEDME ante la polémica del pago por rescates en montaña planteada por algunas Comunidades Autónomas?

J.G.- Es un tema complicado aunque para nosotros la cosa está clara. Dicen que se van a cobrar los rescates cuando sea una imprudencia. El único que puede determinar si es una imprudencia o no es un juez, ni el rescatador, ni los compañeros, ni el presidente del club, ni el presidente de la Federación. En caso de una acusación de imprudencia o mal equipamiento, o de un acto que ha podido provocar un accidente, el único que lo puede determinar es un juez. Por lo tanto se nos antoja que éste es un tema complicado y que en definitiva en las Comunidades Autónomas que se dijo que se iba a poner en marcha la verdad es que ha quedado parado.

R.C.- País Vasco y Cataluña plantearon en su día cobrar por rescates. ¿Piensa que lo pueden retomar?

Joan Garrigós ascendiendo al Pico Robiñera

Joan Garrigós ascendiendo al Pico Robiñera

J.G.- En tiempos de crisis como los que estamos las Administraciones buscan ingresos allí donde pueden. Pero en definitiva creo que con la Guardia Civil no tenemos ningún problema porque en sus estatutos dicen claramente que no pueden cobrar ningún tipo de servicio, osea que la Guardia Civil no los va a cobrar. Esta polémica se ha suscitado con los grupos de rescate que están financiados de alguna manera por las Comunidades Autónomas: los bomberos en Cataluña o la Ertzaintza en el País Vasco. Yo estoy en la línea de que si la Guardia Civil se puede hacer cargo de este servicio en toda España pues me parece una barbaridad y tirar el dinero el que cada Comunidad tenga su grupo de rescate. La Guardia Civil podía haberlo hecho en toda España como se intentó al principio cuando se planteó la profesionalización de los grupos de rescate cuando surgió el Estado autonómico. Entonces la Guardia Civil estaba dispuesta a asumir esa tarea, pero los gobiernos autonómicos querían acaparar servicios y competencias, y el de rescate era un servicio muy apetitoso por la repercusión mediática de cara a la sociedad y porque entonces no era tan costoso como ahora y había menos accidentes. Todo esto hora se ha complicado y creo que donde lo tenéis mejor resuelto es en Aragón con la Guardia Civil.

R.C.- Pero el Gobierno de Aragón planteó hace unos meses formar bomberos para realizar rescates de montaña.

J.G.- Desde el punto de vista montañero y desde el punto de vista federativo y mi personal me parece una barbaridad.

R.C.- En Huesca está siendo un verano desastroso en accidentes de montaña, con 200 intervenciones y nueve fallecido hasta la fecha. ¿Eventos como el Campamento Nacional de Montaña sirven para reflexionar sobre estos riesgos entre la familia montañera?

J.G.- El mensaje de la formación, de la tecnificación y de que la gente tenga prudencia es un mensaje constante que hacemos desde la Federación Española y las autonómicas que hacen un gran trabajo en ese sentido. El montañismo es un deporte de riesgo y en algunas especialidades con más riesgo que otras. La gente debe de tener un mínimo de conocimientos y técnicas aprendidas para poder desarrollarlo con normalidad, no para evitar exactamente todos los accidentes, porque en la montaña siempre va a haber accidentes, y contra más gente vaya, como en la actualidad, habrá más. Pero desde las federaciones y clubes debemos de intentar que sean los menos accidentes posibles y lo menos graves. Hay que hacer una labor profiláctica en este sentido para que la gente sea consciente de que la montaña es un medio abrupto, peligroso y con cambios climatológicos importantes y que requiere una experiencia. La gente que se aventura por las montañas ha de ser consciente de esto. Nosotros este mensaje lo venimos dando desde siempre y lo continuaremos dando.

Corte audio 1:

Corte audio 2:

Corte audio 3:

REDES SOCIALES